12/12/2019

Sexo e incontinencia urinaria.

Subencabezado

Intentaremos abordar este problema, bastante frecuente

Se estima que el 30% de las mujeres que padecen incontinencia urinaria de esfuerzo, sufren escapes de orina durante el acto sexual y el orgasmo. Esto implica un deterioro de la relación de pareja ya que las personas que lo sufren, suelen estar condicionadas mentalmente.

 Entre las sensaciones más habituales están:

  • la vergüenza,
  • la incomodidad,
  • la sensación de suciedad y la pérdida de su atractivo, etc.

Todo esto lleva conlleva una privación de la relación sexual.

Todos los especialistas consideran que la comunicación con la pareja es esencial a la hora de afrontar dicho problema, asociado a una consulta a su médico, ya que el trastorno puede ser tratado y por supuesto mejorado.

Causas

Entre las causas más habituales estarían:

  • La presión sobre la vejiga derivada de determinadas posiciones coitales.
  • La Presión del pene sobre la vejiga,
  • La incompetencia de los músculos lisos y esfínteres de la uretra.
  • Los espasmos que se producen en la vejiga en el momento del orgasmo.
  • La obesidad, la diabetes, etc.

Consecuencias.

Las consecuencias más habituales que podemos encontrarnos al sufrir este problema serian:

Disminución del deseo sexual debido a los condicionamientos mentales

Deterioro de la relación de pareja

Desconfianza, al pensar que la pareja pueda descubrir el problema.

Soluciones momentáneas

Existen indicaciones básicas para aliviar esa pérdida de orina durante el coito entre ellas destacaremos

Intentar vaciar la vejiga íntegramente antes del acto sexual

Disminuir la ingesta de líquidos en las horas anteriores a la relación

Evitar posturas que sepamos que nos producen una presión sobre la vejiga,

Las posiciones realizadas de lado suponen una posición adecuada para evitar las pérdidas de orina durante el acto sexual

Soluciones a largo plazo

Lo primero y más importante, comentar el problema abiertamente con tu pareja. Por un lado, tu pareja comprenderá perfectamente el problema y por el otro, formará parte de la solución.

Consultar a TU MEDICO DE CABECERA O ESPECIALISTA. El buscará aquel mejor tratamiento para intentar resolver el problema o como mínimo minimizarlo lo más posible

Ejercicios Kagel, que se utilizan para la rehabilitación del suelo pélvico