12/12/2019

Embarazo y parto

Mujer embarazada
Mujer embarazada

Durante el embarazo las mujeres experimentan ciertos grados de incontinencia urinaria, siendo esta mas habitual en el primer y tercer trimestre.

El principal síntoma es la visita más a menudo al baño.

También es cierto que no todas las mujeres embarazadas sufren de incontinencia urinaria.

La incontinencia puede continuar después del parto y se cifra que esta podria prolongarse durante unos seis meses y esta puede no estar presente inmediatamente después del mismo. Esto es debido a que en el parto se debilitan los músculos del suelo pélvico y puede aparecer una vejiga hiperactiva

Habitualmente la incontinencia más habitual presente en el embarazo y el postparto seria la incontinencia de esfuerzo

Causas de la incontinencia en embarazadas

Por una parte, en el embarazo se incrementa el volumen de líquidos debido al estado de gestación

Aumenta el tamaño del útero, como es lógico, al estar situado en la pelvis este presiona la vejiga, con lo que la sensación de llenado es mayor y por tanto se aumentan las veces de vaciado.

Como habíamos comentado anteriormente la incontinencia urinaria se incrementa en el primer y último trimestre, esto se debe al movimiento que sufre el útero en la zona abdominal, ya que a medida que avanza el embarazo este sube y vuelve a bajar al final del mismo.

En definitiva, cuando la presión intraabdominal va acompañada de movimientos derivados de reír, toser, etc. aumenta la presión en la vejiga y como la presión es superior al trabajo de cierre de los esfínteres de la uretra, se produce la pérdida de orina, es decir incontinencia urinaria.

Otros factores que pueden influir serian:

El daño a determinadas terminaciones nerviosas que controla la vejiga

El movimiento experimentado tanto por la vejiga como la uretra

Cambios hormonales, que se recuperan después del parto

En el postparto puede influir la episiotomía, que se define como el corte que se produce en los músculos pélvicos para favorecer el parto

Factores de riesgo

Dentro de los factores a tener en cuenta en la incontinencia urinaria en embarazadas estarían las siguientes:

El peso materno, aunque los estudios al respecto, son poco concluyentes, lo que sí se sabe que en aquellas personas con un índice de masa corporal destacado se asocia con un incremento en la posibilidad de sufrir incontinencia urinaria durante el parto y también en el posparto

La edad, es otro factor de riesgo en la incontinencia urinaria, esta se sitúa por encima de los 35 años

Los antecedentes familiares, aquellas personas en la escala familiar que hayan sufrido de incontinencia urinaria

El tamaño del feto, ya que aquellos fetos con mayor tamaño y mayor peso ejercen mayor presión sobre los músculos

La presencia de incontinencia urinaria anterior al embarazo

Prevención de la incontinencia urinaria en el embarazo

Descripción de la anatomia femenina genito-urinaria
Anatomía femenina

Uno de los factores más importantes en la prevención es la información. Conocer nuestra anatomía, sería un punto de partida esencial para evaluar mejor todos aquellos ejercicios claves en el embarazo y en el postparto y nos ayudarán a concienciarnos de aquellos hábitos que nos pueden proporcionar una mejor salud.

Un buen control del índice de masa corporal tanto anteriormente al embarazo como durante el mismo, sería un elemento clave en la prevención de la incontinencia urinaria

Por otro lado si nuestra edad es superior a 35 años tenemos más predisposición a sufrir la patología

Mejorar el suelo pélvico, músculos pélvicos, desarrollando su fortaleza. Entre las opciones más destacables en este aspecto es realizar los ejercicios Kegel

Tratamientos de la incontinencia urinaria durante el embarazo y el postparto

Tratamientos durante el parto

Dentro de los tratamientos para la incontinencia urinaria durante el embarazo estarían:

  • Métodos conductuales.

Aunque lo ideal es practicar estas técnicas antes del embarazo, si ya nos encontramos en él, nos pueden aliviar y permitir controlar de una forma más efectiva la incontinencia urinaria. Entre ellas destacaremos la micción programada y entrenamiento de la vejiga.

  • La primera la haremos a través de un diario donde registraremos las veces que orinamos y el momento de pérdida de orina. De esta manera controlamos aproximadamente los periodos de fugas, con lo que podríamos evitarlos acudiendo en esos periodos al baño
  • Entrenamiento de la vejiga, aquí se trataría de intentar alargar la necesidad de ir al baño esperando un poco más. Si conseguimos incrementar el tiempo entre vaciados estaremos entrenando la vejiga. Lo ideal sería aumentar el tiempo inicialmente, 10 o 15 minutos y así progresivamente hasta que nos encontremos satisfechos con el ejercicio
  • Realizar los ejercicios Kegel. Estos ejercicios nos ayudan al fortalecer el suelo pélvico, lo cual nos mejorara la función de la uretra y el esfínter rectal

Para realizar los ejercicios de Kegel, debes:

    • Mantenga relajados los músculos abdominales, muslos y glúteos.
    • Apriete los músculos del suelo pélvico.
    • Mantenga los músculos hasta que cuente 10.
    • Relaja los músculos del piso pélvico hasta contar 10

Este método se utilizará durante y después del embarazo

Acudir a su médico si los problemas persisten en el tiempo después del parto ya que podría tratare de un problema a largo plazo.