La incontinencia urinaria en el deporte

La incontinencia urinaria en el deporte.

La actividad física en mujeres, se puede considerar un factor que puede influir en la incontinencia de orina y se ha observado que las personas que lo realizan, son más propensas a padecerlo posteriormente sin tener factores de riesgo

Muchas mujeres refieren episodios de incontinencia cuando practican actividades deportivas

Teniendo en cuenta los estudios realizados se sabe que los ejercicios físicos de gran impacto pueden provocar y provocan incontinencia urinaria, de hecho, se puede afirmar que las mujeres que hacen ejercicio de alto impacto tienen un 800% más de probabilidades de sufrir una incontinencia urinaria.

Incontinencia urinaria y deporte
Incontinencia en el deporte

Incontinencia de orina en el deporte femenino

Antes de entrar en este capítulo haremos un poco de historia del deporte femenino

Antiguamente el deporte en las mujeres se consideraba perjudicial. Fue a partir de los juegos olímpicos de Paris de 1900 cuando el deporte en su disciplina femenina empezó a dar sus primeros pasos. En estos juegos olímpicos se escribieron las primeras mujeres atletas, iniciando así su participación en vela, tenis y golf y a partir de esa fecha la participación de la mujer aumento considerablemente hasta el periodo actual.

Imagen de los primeros juegos olimpicos
Primera mujer en los juegos olímpicos de Paris 1900

Desde ese momento y teniendo en cuenta el eslogan del Baron de Coubertin durante la creación del comité olímpico internacional “ Ciius, Altius, Fortius” más rápido, más alto y más fuerte. el ejercicio físico de elite ha causado numerosos problemas de salud en los atletas, conductas alimentarias inadecuadas, lesiones musculares, fracturas por estrés, disfunciones del suelo pélvico esta última muy ligada con la incontinencia urinaria, etc.

Analizando los deportes de mayor riesgo, tenemos que comentar que aquellos en los que las absorciones de impactos son de mayor intensidad, presentan un porcentaje superior de incontinencia urinaria

En algunos ejercicios físicos se consiguen unas presiones abdominales 16 veces superiores a los estados normales, lo que constituye un factor clave en la incontinencia urinaria, por el cambio de fuerza del suelo pélvico

  • Según el grado de intensidad, en los cuales se somete el suelo pélvico a mayor presión, los deportes que más incidencia producen por orden de importancia, serian los siguientes
  • Salto de trampolín, trampolín acrobático (trampolín)
  • Atletismo,
  • Baloncesto,
  • Voleibol,
  • Halterofilia,
  • Gimnasia deportiva,
  • running,
  • Tenis, pádel
  • Aerobic.

La incontinencia urinaria de esfuerzo, es la más habitual en las deportistas, afecta a todo tipo de mujeres, jóvenes nulíparas (mujeres que no han tenido embarazos) e independientemente de su masa corporal, de la edad, o de los factores de riesgo claves en la incontinencia.

Muchas de estas mujeres solo refieren pérdidas de orina en función del ejercicio físico

Actividades como saltar, correr o levantar peso provocan una presión excesiva o repetitiva sobre la pelvis. Esto debilita los tejidos de sostén, favoreciendo la aparición de problemas como incontinencia o prolapsos.

 Es en el atletismo y la gimnasia donde se encuentras las mayores consultas derivadas de la incontinencia urinaria. 

TIPOS DE INCONTINENCIA URINARIA EN LA MUJER DEPORTISTA

En este apartado nos referimos a los tipos de incontinencia que afectan a la mujer deportistas.

Clasificación.

Incontinencia de esfuerzo o IUE

Se define como la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión abdominal (toser, reír, correr, etc.), teniendo poca relación con la actividad del depresor. Su incidencia es mayor en mujeres de mediana edad y suele responder a cambios conformacionales de la musculatura pélvica y su relación con la uretra y el cuello vesical.

­ Aparece cuando la presión uretral es insuficiente o es superada por la presión vesical en el momento de efectuar un esfuerzo físico que suponga un aumento de la presión abdominal.

Incontinencia de urgencia o IUU

Es la pérdida involuntaria de orina debida a la contracción involuntaria del músculo detrusor de la vejiga urinaria asociada con un fuerte deseo de orinar (urgencia). En condiciones normales el detrusor se contrae cuando decidimos orinar. La paciente con IUU percibe una sensación urgente de orinar que es incapaz de controlar. A esta «contractilidad aumentada del detrusor» cuando se ha podido demostrar en el estudio urodinámico, se denomina «hiperactividad del detrusor” o vejiga hiperactiva. Esta hiperactividad puede ser de dos tipos:

­ Incontinencia de urgencia sensorial

Provocada por un aumento de los impulsos sensitivos desde los receptores de tensión/presión que se encuentran en las paredes de la vejiga.

Aparece una sensación temprana de colapso o plenitud y urgencia por orinar.

 Nos encontramos con una hipersensibilidad de la vejiga o uretra que provoca un deseo constante de vaciado vesical que suele dar pie a la eliminación de poca cantidad de orina por el dolor y la incomodidad de la hipersensibilidad. No existe una manifestación urodinámica de contracción del detrusor .

­ Incontinencia de urgencia motora: originada por un fallo en la inhibición motora del reflejo de la micción. En este tipo de incontinencia las contracciones del detrusor se manifiestan durante el estudio urodinámica.

A la hora de identificar el tipo de incontinencia presente en el deporte, hemos analizado los comentarios de aquellos autores que tienen relevancia en dicho problema.

Todos los autores consultados asocian el deporte a la incontinencia de esfuerzo, aunque alguno afirma que existe una mayor incidencia en la incontinencia de urgencia. Intentaremos desgranar aquellos que consideramos más relevantes

Sandvik et al. validaron una encuesta de preguntas usadas en la IU y comparó los resultados con el diagnóstico hecho con urodinamia. El diagnóstico de la incontinencia de esfuerzo aumentó del 51 % al 77 % y la Incontinencia de urgencia aumentó de un 10 % a un 12 % después de la urodinamia. Esto quiere decir que las encuestas no son lo suficientemente sensibles para el diagnosticar a todas las mujeres con IU.

Por ese motivo aquellos estudios que solo realizan encuestas no reflejan la realidad del problema si no se acompañan de estudios de urodinamia

Chalet et al13. afirma que existe mayor incidencia de Incontinencia Urinaria de Urgencia (IUU) en atletas. Sin embargo, no se puede afirmar fehacientemente si una pérdida de orina representa IUE o IUU. Incontinencia de esfuerzo (IUE) o de estrés

IMPACTO DE LA INCONTINENCIA EN LA PRÁCTICA DE ACTIVIDADES FÍSICAS

El desarrollo de actividades físicas o deportes en las mujeres que padecen incontinencia urinaria resulta incómodo y a veces embarazoso, ya que una vez que se práctica puede conllevar episodios inesperados e involuntarios de pérdida de orina durante la práctica.

Impacto de la incontinencia en la mujer
Impacto de la incontinencia urinaria

Este aumento de la preocupación puede conllevar un aumento de la frecuencia de los episodios de fuga de orina.

Por otro lado, este problema puede ocasionar y ocasiona que dichos pacientes se alejen de actividades físicas al considerar la incontinencia urinaria como una barrera para el ejercicio de dichas actividades

El hecho de sufrir la incontinencia y considerar esta como un problema de la edad hacen que no consulten a su facultativo, y en muchos de los casos la vergüenza es su principal barrera

También existe la concienciación de la práctica de actividades físicas, lo cual permite que el comportamiento frente a la incontinencia urinaria varíe, ya que buscan tratamiento y siguen manteniendo sus hábitos de ejercicio físicos.

Este tipo de mujeres y las atletas tienden a sobreestimar las pérdidas de orina anteponiendo su participación a el problema

Los tratamientos más habituales son la utilización de almohadillas o revestimientos higiénicos, el vaciado previo al entrenamiento o la competición, evitar los ejercicios de riesgo como saltos o carreras o la restricción de líquidos

En algunas ocasiones el uso de almohadillas no cubre completamente la fuga de orina y frente a estas pérdidas algunas personas deciden abandonar las actividades deportivas.

Fisiopatologia

La fisiopatología de la incontinencia deportiva es compleja e incluye factores

  • Biomecánicos (impacto y desplazamiento del piso pélvico durante el ejercicio),

Hipermovilidad articular

Contracción asimétrica de los músculos del suelo pélvico

Existen casos descritos en algunas actividades físicas como la equitación o el ciclismo.

Pérdida de la sinergia abdómino-pélvica: el dolor lumbar puede ser también un detonante de la disminución de la fuerza del músculo del suelo pélvico y como consecuencia fomentar el prolapso y la IU.

Actividades deportivas, frecuencia e intensidad del entrenamiento

Aumento de la presión intraabdominal,

Disminución de la disponibilidad de energía (una condición que interfiere con el control hipotalámico del ciclo menstrual, lo que lleva a hipoestrogenismo)

Los cambios en la concentración de colágeno, por tanto, pueden desempeñar un cierto papel en el alto predominio de IU en las gimnastas 

Alteraciones hormonales: con frecuencia las atletas jóvenes de élite, especialmente las corredoras de largas distancias y en general aquellas en que la proporción de tejido adiposo/muscular se declina a favor de este último, se produce una hipoestrogenia que cursa con amenorreas, incluso con «menopausias precoces» con manifestaciones osteoporóticas y que normalmente van acompañadas de IU. Esto puede provocar alteraciones en la cantidad de colágeno lo que afectará a la estática pélvica 28.

Esta característica observada durante la práctica deportiva puede predisponer al padecimiento de IU al producir un debilitamiento o degradación progresiva de la musculatura del suelo pélvico, con pérdida de la función esfinteriana 

Prevalencia

Las cifras de prevalencia en el deporte son muy altas. Un estudio realizado en mujeres estudiantes de educación física mostró que 6 de las 7 a las que se le realizó la prueba urodinámica presentó Incontinencia Urinaria de Esfuerzo (IUE) 

Estudios

  • Nygaad en 1994  Al estudiar 156 atletas nulíparas, la edad media de 19,9 años y el 28% refirieron pérdidas de orina durante su práctica deportiva. La gimnasia fue el deporte que presentó la mayor pérdida de orina (67%), seguido del baloncesto (66%), tenis (50%), hockey (42%); treking (29%); natación (10%); voleibol (9%); softbol (6%) y golf (0%). Las actividades que proporcionaron la mayor pérdida de orina fueron aquellas que incluyeron saltos, aterrizaje de alto impacto y carrera. Saltar con las piernas abiertas fue una queja en el 30% de los atletas; seguido de saltar con las piernas juntas (28%)
  • Nygaard , Evaluó 104 mujeres que participaron en los Juegos Olímpicos entre 1960 y 1976. El 35% de los atletas que participaron en las actividades de alto impacto como la gimnasia y el treking presentaron pérdidas de orina durante esta práctica deportiva. La natación, que se considera un deporte de bajo impacto, fue responsable de solo el 4.5% de las quejas.
  • Thyssen  estudió a 291 atletas femeninas, con una edad promedio de 22.8 años, y confirmó que el 51.9% había experimentado pérdida de orina durante sus respectivos deportes y en diferentes situaciones de la vida diaria. Ciento veinticinco mujeres (43%) informaron pérdida de orina solo durante la práctica deportiva. El 95.2% de estos 125 atletas habían perdido orina durante el entrenamiento, mientras que 64 (51.2%) la habían perdido durante las competiciones. El autor explica que esta diferencia puede estar relacionada con ‘un ritual’ de parte de los atletas para vaciar la vejiga antes de las competiciones y con la disminución de la ingesta de líquidos.

Prevalencia por el tipo de incontinencia urinaria

Aquí hemos analizado los estudios que evalúan la presencia de los tipos de incontinencia en el deporte y las conclusiones son las siguientes:

Un estudio efectuado en dos grupos de mujeres similares, es decir nulíparas y con una edad media de 21,5 años y que la única diferencia entre ellas era la práctica deportiva, reveló que aquellas que practicaban deporte padecían incontinencia de esfuerzo (IUE) durante la actividad deportiva en un 62,8 % y en un 60 % de forma diaria. Sin embargo, las que no realizaban deporte presentaban IU en un 34 %.

Esto pone de manifiesto la relación entre la práctica deportiva y la incontinencia 

La incidencia puede cambiar según el deporte que se practique

Los deportes estudiados fueron; gimnasia, baloncesto, tenis, hockey, cross, natación, voleibol, béisbol y golf 

Las 144 mujeres fueron encuestadas, el 28 % informaron de fugas de orina durante la práctica deportiva, la edad media fue de 19,9 años y se estudiaron nueve deportes diferentes. Las que mayor incontinencia presentaban fueron las gimnastas (67 %) y las que menor, las golfitas (0 %). También se estudió la relación entre la IU durante el deporte que practicaban y las actividades de la vida cotidiana

Imagen del estudio
Resultados

Porcentaje de incontinencia según deporte durante la actividad física. (Nygaard IE, Thomp son FL.)

Thyssen estudió ocho modalidades de deportes diferentes, incluyendo el ballet profesional. Fueron estudiadas en total 291 atletas, con una edad media de 22,8 años (rango 14-51 años). Un 51,9 % había experimentado pérdida de orina mientras practicaban su deporte o en situaciones de la vida cotidiana. De ellas, 82 mujeres notaron la actividad donde perdían orina; 71 durante el salto y 7 corriendo.

Resultados del estudio
Representación gráfica del estudio

Porcentaje de las atletas de elite que experimentaron fugas de orina durante actividades de la vida cotidiana y las que lo hicieron mientras participaban en su deporte/baile. (Thyssen H, Clevins G.)

157 deportistas de élite con edad media de 23,37 ± 4,52 años y a 426 mujeres para el grupo de control con unas edades de 25,06 ± 4,6 años. Los resultados que se obtuvieron fueron de 28 % de incontinencia en las deportistas y de 9,8 % en el grupo de no deportistas. Una vez más existe un alto predominio de IU en mujeres atletas (fig. 5). También estudió la incidencia de IU por deportes 13 (fig. 6).

. Prevalencia de IUE/IUU en deportistas versus población femenina general. (Caylet N, Fabbro-Peray P.)

IU según deportes en los sujetos explorados. (Caylet N, Fabbro-Peray P.)

Incluso se llegó a estudiar si existen diferencias entre las mujeres que practicaban deportes de alto impacto con respecto a las que no y, efectivamente, sí existe mayor índice de IUE en las mujeres que compiten en deportes de alto impacto14.

Por lo tanto, la incidencia de IU en mujeres atletas de elite nulíparas varía entre el 0 % del golf y el 80 % de las mujeres saltadoras de trampolín. La prevalencia más alta se encuentra en deportes que implican actividades de alto impacto tales como la gimnasia, algunos deportes de pelota y el cross15

Tratamientos

La incontinencia urinaria también podría estar relacionada con otros problemas como pueden ser lesiones previas como la cadera, la rodilla, el pie o incluso el hombro. Esto nos lleva a la importancia de las evaluaciones individuales, y lo que necesitaría para entrenar. No hay una receta o un ejercicio que resuelva este problema

Todas las investigaciones realizadas en este sentido afirman que el entrenamiento muscular del suelo pélvico resulta altamente eficaz y debe de utilizarse como tratamiento de primera línea.  

El entrenamiento muscular del suelo pélvico debe tener un carácter optimizador en el reforzamiento del suelo pélvico-

Conclusiones

Durante la práctica de actividades físicas que exigen esfuerzo e impacto que puedan causar riesgo en la incontinencia deben compaginarse con ejercicios específicos para el tratamiento del suelo pélvico, como pueden ser los ejercicios Kegel.

Los profesionales en la educación física juegan un papel crucial y decisivo. A través de una orientación adecuada, estos profesionales pueden cambiar la práctica de actividades físicas y deportivas que puedan intervenir en la aparición de problemas de incontinencia urinaria.

Al establecer una relación de confianza con las practicantes, estudiantes o atletas, estos profesionales pueden contribuir a disminuir la tasa de abandono de las actividades físicas y deportivas de estas mujeres para que no se vean privadas de los beneficios que el ejercicio físico predispone.

Los músculos del perineo que garantizan la continencia urinaria en las mujeres deben mencionarse en programas de entrenamiento deportivo, clases en centros de salud, clubes y escuelas, así como en cualquier otro músculo del cuerpo.

Esta orientación es necesaria, ya que los estudios han verificado que un tercio de las mujeres no pueden contraer sus músculos perineo correctamente

Los entrenadores y entrenadoras deben animar a las mujeres, atletas o no atletas, a realizar la contracción del perineo durante sus actividades regulares, ya que, sin orientación, es improbable que piensen voluntariamente en esta contracción 

Todas necesitan estimulación de estos músculos para identificarlos y contraerlos durante las clases de gimnasia y entrenamiento aeróbico, evitando así la aparición o empeoramiento de la incontinencia urinaria, además de mejorar el control de la vejiga

El entrenador debe preguntar a sus atletas femeninas sobre los posibles síntomas de pérdida de orina derivados del esfuerzo y los ejercicios de impacto para promover estrategias que ayuden a resolver o disminuir el problema

Los practicantes de deportes o ejercicios físicos deben de ser conscientes de la posible asociación de deporte e incontinencia urinaria en el que se exigen grandes esfuerzos y la importancia de fortalecer los músculos que garantizan la continencia urinaria en las mujeres.

La incontinencia urinaria no debe descartarse en los atletas y los profesionales del ejercicio físico, sino que debe considerarse como un problema de medicina deportiva.

Los numerosos beneficios que aporta el ejercicio físico no deben de ser nunca un obstáculo para recomendárselo a las mujeres con incontinencia urinaria. Ya que estos superan con creces a los inconvenientes de la incontinencia.

Las actividades físicas no implican acciones en el funcionamiento de los músculos perineanos, esto lleva implícita presión intraabdominal. Si las mujeres no realizan ejercicios de reforzamiento del suelo pélvico pueden padecer incontinencia urinaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *